Mujeres de cristal, un proyecto de Esmeralda Marugán

Rodaje realizado en Villena, Alicante y Marugán

Hace unos días el equipo de rodaje de la película “Mujeres de cristal” visitó Marugán. Aquí grabaron algunas secuencias, e incluso un vecino del pueblo colaboró como actor improvisado. El proyecto parte de una idea de Esmeralda Marugán. La periodista actualmente dirige, escribe y presenta el programa de radio “Verde Esmeralda“, de Libertad FM, y dirige y presenta el programa de televisión “Confidencias“. Eliseo de Pablos, director de la Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia, MUCES, es quien dirige la película, cuyo rodaje ya ha finalizado. Ahora comienza el trabajo de montaje de todo lo que se ha grabado en Villena, Alicante y Marugán.

Con ellos y con parte del equipo hablamos el domingo 11 de junio en Marugán, localidad natal de Esmeralda.

La película que nace de un reality

Mujeres de cristal recoge la vida de varias mujeres contada en primera persona. Comparten un pasado complejo y difícil, con historias de malos tratos, adicciones, suicidios…, experiencias duras a las que han sobrevivido y que narran en la película. Pero en el relato de ese pasado trasluce la esperanza, ya que hablan con optimismo y quieren compartir el mensaje de que todo se supera, incluso el mayor dolor imaginable.

La idea inicial de Esmeralda Marugán fue la de reunir a este grupo de mujeres en una casa, donde desde una convicencia basada en el respecto y la generosidad, se pudiese construir un programa tipo reality show. Ella misma participó años atrás en el programa Supervivientes, y de aquella experiencia sacó conclusiones positivas y negativas. La parte positiva, relacionada con la convivencia y la colaboración, fue lo que le llevó a juntar a varias mujeres para compartir sus vidas durante un tiempo.

Esmeralda Marugán: Normalmente los realities buscan sacar lo peor de la gente y generar mal rollo. Nosotros pretendemos lo contrario.

El perfil de las protagonistas es el de mujeres inteligentes, con una vida muy vivida. No puedes olvidar si tu padre abusaba de ti, o si mucha gente se ha quedado en el camino. Pero eso lo han superado. Están vivas, son supervivientes, y además tienen una vida laboral buena, se encuentran en un buen momento. No ven el pasado desde el dolor y tampoco dan clases de moral.

Tenemos el caso de mujeres que han triunfado en el mundo de la canción, del espectáculo, pero que cargan el lastre tremendo, no sólo de haber sido maltratadas por sus padres o por sus parejas, sino por la propia sociedad. Y todo eso lo han llevado sin rencor.

Eliseo de Pablos: Está siendo una experiencia interesante. En cine se han hecho lo que se llaman falsos documentales. Pero este no es el caso. Esto es una película. Trabajamos en base a un reality, con personas reales, y añadimos una parte de ficción con actrices. Lo que pretendemos es unir esas dos cosas sin que se distingan.

EM: Lo cierto es que técnicamente no estaba lo suficientemente preparado para que se vendiera como un reality. Pero ha quedado como algo que creemos que se debe mostrar a la sociedad, porque es un canto sobre todo a la verdad, a distintas miradas de la verdad. Aquí no hay “edredoning”, hay vidas reales al desnudo.

EdP: Y ellas cuando actúan lo hacen muy bien, porque son sus vivencias, su vida. La película pretende reflejar esas situaciones con un sentido muy positivo, sin dramatismo. Queda claro que han salido de situaciones muy duras y ahora están estupendas.

Por otro lado, queremos que Mujeres de cristal sea muy minimalista. Pocas palabras, muchas imágenes y sin caer en el morbo.

EM: Sí, porque no se trata de recrearse en las agresiones, sino de ver todo lo que se supera después de ese dolor, partiendo de la visión de mujeres valientes, pero contando también con la de hombres que son capaces de entender qué es ser feminista.

EdP: Más que la historia de sus vidas en sí, nos interesa cómo la vivieron y salieron de aquello. El morbo ya te lo imaginas, es evidente, lo que interesa es cómo lo cuentas.

Teresa, una de las “mujeres de Esmeralda”, como ellas se autodenominan, habló de su experiencia en este proyecto:

Teresa: Al final en la casa de Villena quedamos diez almas. Nos unió el hecho de mirarnos a la cara y saber que habíamos pasado lo mismo, aunque fuese en circunstancias diferentes.

Esmeralda nos conocía a todas, pero nosotras no nos habíamos visto antes. Y según nos íbamos conociendo se nos erizaba la piel. Pensabas “estoy con un alma gemela de la mía, que ha sufrido lo mismo que yo y ahora está igual que yo”, porque resulta que estamos estupendas. Tías de sesenta años, a quienes no les achanta nada. La una escritora, la otra sigue cantando, otra que ha podido salir de un matrimonio y de una situación opresiva después de estar ingresada en un psiquíatrico.

El mensaje que queremos lanzar es muy positivo, queremos dejar claro que todo se supera. Creo que ahora la sociedad protege muchísimo y deja al individuo sin apenas recursos para salir de situaciones por sí mismo, como salimos nosotras en su momento.

La generosidad como base del proyecto

El presupuesto de la película es de cero euros. Eliseo y Esmeralda consiguieron todos los medios para hacer que la película sea una realidad: la convivencia de quince personas en una casa, con equipo de producción, comida y alojamiento, desplazamientos desde Alicante a Segovia, y la colaboración de quienes han participado.

EM: Me encontré con Eliseo en la SEMINCI, en Valladolid. Acudía como director y yo como periodista. Le hablé del proyecto y creyó en él. José Córdoba, “El Chivi”, se implicó en un programa de radio y nos cede su música. Y lo mismo sucedió con muchas otras personas.

Lo más importante de todo lo que estamos haciendo, a parte de las historias que nos cuentan ellas, ha sido ver cómo la gente, si le das una idea buena, es generosa, es capaz de compartir, y eso es lo que al final importa. Claro que también ha habido muchos egos que nos hemos encontrado y que se han quedado por el camino, no todo han sido cosas buenas.

EdP: El alcalde de Alicante nos recibió en la Diputación, nos abrieron las puertas del Ayuntamiento de Villena, donde ofrecieron todas las facilidades para rodar. Y curiosamente nos hemos encontrado con todo el espectro político, porque el Ayuntamiento de Alicante es del PSOE, la Diputación del PP y en Villena el Ayuntamiento es de Los Verdes.

EM: Es que con independencia de los políticos y toda la imagen que tienen hoy en día, lo importante son las personas. Y la reacción ante el maltrato y la violencia de género debe ser un pacto de estado, es algo que hay que hacer y tener claro entre todos. La sociedad sigue repitiendo los mismos errores de siempre, a través de la religión, a través de la tradición, de la falsa moral. Debemos estar unidos para que por fin haya un cambio real.

Rodaje en Marugán

EdP: Aquí se han grabado imágenes estupendas que os van a sorprender. Hemos rodado en alta definición, con un dron de primer nivel.

EM: Yo nací en este pueblo, como mis padres y mis abuelos. Y conozco a Adolfo Sastre [teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Marugán] de toda la vida, es como mi hermano mayor. Nos ha ayudado mucho durante nuestra estancia aquí, se lo agradecemos a él y a todos los que han colaborado.

Además uno de los actores es de Marugán. Se enteró dos minutos antes de que iba a participar, mientras estaba jugando al mus. Se llama Alfredo Merinero y la verdad es que lo hizo estupendamente.

EdP: Agradecemos muchísimo la colaboración de Adolfo, del alcalde, que ha estado pendiente de nosotros en todo momento, del supermercado, del panadero…  La gente de aquí se ha portado fenomenal.

 

Mujeres de cristal, un proyecto de Esmeralda Marugán was last modified: junio 24th, 2017 by Helena García