Marugán y la procesionaria en el Norte de Castilla

Artículo publicado en el Norte de Castilla el 21 de marzo de 2018.

La procesionaria amenaza el futuro de las urbanizaciones de Marugán

En siete años las orugas han causado en el pueblo decenas de heridos y varios animales domésticos han muerto

CLAUDIA CARRASCAL

Entre febrero y abril se extiende la época más peligrosa de la procesionaria del pino. Tras la fase larvaria las orugas descienden desde las ramas de los árboles, en las que crean sus nidos, hasta el suelo, y lo hacen en fila india para protegerse, de ahí su nombre común. Finalmente, se entierran en zonas blandas del terreno y pasan a la fase de pupa o crisálida, que eclosiona en verano y da lugar a las mariposas de corta vida. Los vecinos de Marugán conocen al dedillo cada una de las fases de la vida de este lepidóptero (Thaumetopoea pityocampa); también han experimentado sus riesgos y se han convertido en unos expertos en la lucha contra este insecto que lleva conviviendo con ellos desde hace siete años y que constituye la plaga más frecuente e importante en los pinares mediterráneos y del sur de Europa.

«La situación es insostenible y se puede decir que existe un problema sanitario en el municipio a causa de la procesionaria», sentencia el alcalde de Marugán, Francisco Roque. En el núcleo del pueblo la plaga está controlada, ya que solo afecta a una pequeña extensión. Sin embargo, las más de 600 hectáreas de las cuatro fases de las urbanizaciones inmersas en el pinar se encuentran infestadas.

52.000 pinos invadidos

Las cifras son desoladoras, hasta el punto de que entre el 40% y el 50% de los pinos resineros de esta zona de la Campiña segoviana se encuentran invadidos por la oruga. Es decir, unos 52.000 pinos, de los más de 130.000 existentes en las 2.200 parcelas la urbanización, han servido de cobijo y alimento a uno o varios de estos nidos, según los cálculos de Francisco Roque.

Los pinos y la procesionaria van de la mano por lo que el problema no es su existencia, si no la eficacia de los métodos para combatirla, explica el alcalde. Esta urbanización comenzó a construirse en los años 80 y desde los inicios los vecinos han sido conscientes de la presencia de este insecto en los árboles que rodean sus viviendas. Sin embargo, tras la prohibición de los métodos de fumigación aérea, en 2012, las orugas se multiplicarony se convirtieron en un verdadero quebradero de cabeza para todos los habitantes del pinar.

En España, y atendiendo a la normativa europea, se incorporó en 2012, mediante un decreto ley, la prohibición de aplicar de forma aérea productos fitosanitarios en zonas urbanas, aunque estableció que podría aceptarse «en casos excepcionales».

Vecinos y alcalde consideran que el de Marugán ya ha sobrepasado los límites y puede calificarse de caso extremo porque está perjudicando a vecinos y animales. Hasta el punto de que muchos se plantean seriamente la idea de abandonar el pueblo, asegura el vecino y presidente de la cuarta fase de la entidad de la urbanización, Juan Francisco Torres.

Torres reside en este pinar desde 1996 y explica que al principio era una situación normal y los casos de afectados por la procesionaria eran aislados. Sin embargo, el problema cada vez es más serio y los residentes ya «no viven en paz», lamenta.

Los cuatrocientos vecinos que residen en este complejo de forma habitual saben cómo lidiar con la oruga y están siempre alerta, ya que los pinos afectados por la procesionaria se encuentran en el interior sus propias parcelas. «Tenemos nuestros mecanismos para acabar con ellas y evitar riesgos. En mi casa las cogemos con una pala antes de que se entierren y las echamos en un cubo con agua que tenemos preparado. Aunque durante muchos años las hemos estado quemando», comenta el alcalde.

Sin embargo, los fines de semana la población de Marugán se multiplica por cinco, alcanza los 2.000 habitantes y la situación se complica, ya que desconocen la elevada cantidad de oruga que existe y la exposición real a la que se enfrentan.

También afecta a los pinos en los que anidan y, aunque no suele causar la muerte del árbol, genera daños en sus acículas y provoca la defoliación, haciéndolos más débiles y vulnerables. Un árbol que ha sido atacado por la procesionaria se puede distinguir por la pérdida de ramas enteras y el amarronamiento de sus hojas. No obstante, lo más común es que puedan recuperarse una vez que las orugas abandonan el nido y bajan hacia la tierra.

Hasta 2012 se empleaba un único tratamiento, la fumigación de todo el terreno cada dos años desde una avioneta. A partir de entonces,cuando se prohibió la dispersión de fitosanitarios de forma área, vecinos y Ayuntamiento han tratado de combatir la plaga con fumigación terrestre y feromonas, pero no da los resultados esperados, indica Roque.

Entidades Urbanísticas y Ayuntamiento han invertido este último año entre 30.000 y 40.000 euros en tratamientos para erradicar la procesionaria, pero la eficacia es limitada. La última fumigación se realizó en octubre, fecha recomendada por los técnicos en función del ciclo biológico del insecto. Además, han colocado, en todo el perímetro, numerosas trampas de feromonas.

Uno de los principales problemas es la topología de la urbanización que esta surcada por calles separadas por un mínimo de 160 metros entre sí, cuando los cañones de fumigación terrestre alcanzan un máximo de 50 metros. «Esto supone que unos 100 metros de todas las parcelas quedan sin fumigar, ya que de las 1.800 viviendas cerca de un 50% o no están urbanizadas o sus propietarios no viven habitualmente en ellas, por lo que es imposible acceder al interior para realizar el tratamiento», advierte Torres.

Ante la imparable proliferación de la plaga, el Ayuntamiento ya ha solicitado ayuda a las administraciones para abordar la problemática. El primer paso que plantean analizar que tipo de biocida biológico, de acuerdo con la legalidad, es más efectivo. Otro de los cambios que prevén a corto plazo es situar las trampas de feromonas no solo en el perímetro de la urbanización para evitar que penetren, sino también en el interior.

Llamamiento a la campiña

El alcalde, Francisco Roque, también ha querido hacer un llamamiento a los pueblos cercanos a este pinar como Villacastín, Muñopedro o Lastras del Pozo, entre otros, para que actúen en sus zonas de influencia y traten la procesionaria en su parte del pinar. A su juicio, con una actuación conjunta y masiva los resultados serían más visibles.

Roque, confía que los contactos con las instituciones y la posible coordinación con municipios cercanos den resultados. También insiste en que hará todo lo que esté en su mano para evitar que por la plaga de procesionaria se pierda uno de los pocos pueblos de la Campiña segoviana que está en auge y que más riqueza genera.

Torres comparte esta visión y sostiene que no se puede permitir que una plaga arruine la ilusión con la que más de un millar de vecinos han comprado una vivienda en este enclave privilegiado. «Marugán no se puede convertir en un pueblo abandonado y lucharemos por ello», concluye.

Pelos urticantes, riesgos para la salud

Por el momento, esta temporada dos personas han tenido que ser hospitalizadas, decenas han acudido a urgencias por las reacciones alérgicas ocasionadas, entre ellos algunos niños, y varios animales, sobre todo perros, han fallecido a causa del contacto con los pelos tóxicos y urticantes de la oruga. Este insecto mide entre 4 y 6 centímetros en su fase de oruga, tiene la cabeza y la piel de color negro, mientras que los costados son de un tono grisáceo. Los pelos urticantes son su mecanismo de defensa y causan reacciones alérgicas que se manifiestan en forma de sarpullidos o erupciones en la piel, y también pueden ocasionar irritaciones en los ojos y, en ocasiones, problemas respiratorios.

Un problema más grave supone para las mascotas la procesionaria cuando se acercan a ella para olerla o morderla, ya que los pelos les originan una intoxicación que puede terminar provocando la muerte por envenenamiento del animal.

Marugán pone en marcha una técnica pionera para el control de los insectos

El vacío legal que existe en el uso de drones para fumigar espacios como este también les ha llevado a plantearse esta alternativa para combatir la procesionaria desde el aire, que se vislumbra como el tratamiento más efectivo, una alternativa que podría contar con el apoyo de la Junta. «Es una opción que estamos analizando, pero primero hay que hacer una buena configuración y asegurar la viabilidad. Es un proceso complejo porque hay que compatibilizar la erradicación de la oruga con el presupuesto y la legalidad vigente», asevera Roque. El delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar, explica que años de sequía como el pasado incentivan la proliferación de esta especie invasiva y, aunque considera que la procesionaria es un fenómeno que se produce en montes públicos y privados de toda la comunidad, reconoce que el problema surge cuando se cruzan las poblaciones con estas orugas. En este sentido, López-Escobar confirma que en los montes públicos la situación está «más o menos controlada» y no se puede hablar de plaga. Además, indica que al no haber apenas actividad no se percibe como un problema tan serio, ya que solo afecta a la silvicultura y a la bajada de rendimientos de los pinos. Por el contrario, «en zonas como Marugán la eclosión ha sido importante», apunta el delegado, quien admite que las fumigaciones con pértiga que se autorizan cada año no son los suficientemente eficientes. Por eso, López-Escobar ha mantenido recientemente una reunión con el alcalde del municipio y, tras conocer la situación, se ha mostrado dispuesto a analizar la petición y colaborar con el Consistorio para la erradicación de la plaga. «Hay un proyecto en marcha que pone la tecnología al servicio del control de estos insectos, es una técnica pionera que permitiría superar las barreras actuales. Por eso, la Junta de Castilla y León contribuirá a desarrollarla mediante el asesoramiento por parte técnicos expertos en la materia», avanza.

Comentarios en Facebook
Marugán y la procesionaria en el Norte de Castilla was last modified: marzo 21st, 2018 by Helena García

54 comentarios sobre “Marugán y la procesionaria en el Norte de Castilla

  • el 21 marzo 2018 a las 8:27 pm
    Permalink

    El problema es gravísimo y año tras año se va incrementando. Las autoridades (me refiero a Unión Europea, Congreso, Senado, Diputaciones, Gobernadores,Junta de Castilla y León…) no son conscientes del enorme daño que están causando, día a día, a miles de personas. En el caso concreto de Marugán, son los vecinos con su alcalde al frente (en plan Fuenteovejuna) los que estamos avisando de los riesgos, cada vez mayores, que se están sufriendo. No sería descabellado pensar que se está poniendo la vida de personas en peligro (somos muchos los que tenemos graves problemas respiratorios). Marugán, y supongo que otras poblaciones semejantes, son un CASO EXCEPCIONAL. No lo olviden. Ernesto J. Pastor

  • el 21 marzo 2018 a las 8:34 pm
    Permalink

    Bueno, entonces no nos queda otra que esperar por lo que veo…
    Particularmente me siento completamente engañado, ya que fui uno de los vecinos que pagó para que le fumigasen la parcela…. en fín, para otro año ya lo sé.
    Algún truco para cuando empiecen a bajar?
    Las trampas embudo en los troncos sirven?, alguien las ha probado?

    Gracias!!!!

  • el 21 marzo 2018 a las 9:46 pm
    Permalink

    Yo creo que lo que se ha hecho no ha funcionado como se esperaba y creo recordar que ya nos avisaron de que la potencia de lo que iban a echar era más baja que la de hace años. Ha sido como lo del año pasado más o menos. Pero seguro que si no se hubiese hecho la fumigación ahora la cosa sería mucho peor…… Lo que yo me pregunto es:si se echa lo mismo pero con drones, en los mismo sitios que este año, osea fases 1ª, 2ª y 4ª y el pueblo, ni la 3ª fase, ni la parcela de la Caixa ni las fincas de alrededor, igual se llega más de lleno a los pinos pero en poco tiempo vamos a estar parecido a ahora, porque vendrán los bichos de donde no se ha fumigado. Creo que la Junta tiene que hacer más que lo de “contribuirá a desarrollarla mediante el asesoramiento por parte técnicos expertos en la materia»” tiene que obligar a los dueños de los pinares de alrededor a fumigar, y a todas las fases, a la Caixa, a todos.

  • el 22 marzo 2018 a las 9:44 am
    Permalink

    Bueno…Ha funcionado exáctamente como algunos pensábamos. Todos estábamos advertidos del peligro de atraer hacia el pinar a la procesionaria mediante las trampas de feromonas. Y hay quien habla de meter las trampas dentro de la urbanización con total desparpajo.
    Total, nadie pide explicaciones…

  • el 22 marzo 2018 a las 10:34 am
    Permalink

    Pues lleva razón…

    Quiero rectificar mi anterior comentario, en vez de “engañado” prefiero utilizar la palabra “defraudado” o “desilusionado”, imagino que la empresa que lo hizo lo haría creyendo,al igual que yo, que iba a tener menos nidos y un mejor resultado.

    Pero para otro año ya sé que no va a servir de mucho seguir fumigando con los productos actuales.

    Esperemos que el ayuntamiento consiga solucionar el problema.

    Saludos

  • el 22 marzo 2018 a las 12:17 pm
    Permalink

    Hola Manuel
    Como sabes bien, porque te lo he explicado yo mismo, las trampas de feromonas son una medida complementaria a la fumigación con biocida de esporas. Se pretende capturar a los machos en una ventana de tiempo muy pequeña que es cuando copulan. No son para atraer procesionaria del exterior. Factores de éxito son un correcto despliegue (poner suficientes trampas para que la probabilidad de que los machos escapen sea pequeña), y disponer de producto activo en ellas en una fecha que depende de la climatología estacional. El año pasado vandalizaron y robaron muchas de estas trampas, recuerdo, eso tuvo que ser alguien verdaderamente descerebrado o con mucho odio mal encauzado, pero también contribuyó a llegar a la situación actiual.
    El tender trampas de feromonas dentro de la urbanización en vez de perimetrarla es un intento de aumentar la cobertura con poco coste adicional.Perimetrar el bosque completo no fue posible dado que hasta ahora no se implican en estas iniciativas los ayuntamientos vecinos.

  • el 22 marzo 2018 a las 2:09 pm
    Permalink

    Disculpe, pero no todos estábamos advertidos de no sé qué supuesto peligro y de que las trampas iban a atraer a las orugas de media España, eso lo pensaría usted y otros cuatro desinformados más. Si mirá un poco en internet averiguará cómo funcionan las trampas, radio de acción etc. Ahora dirá que si es uno de los métodos usados en medios forestales en toda España y recomendados por los técnicos de la Junta es porque hay una conspiración reptiliana para plagar la península de orugas.

  • el 22 marzo 2018 a las 4:27 pm
    Permalink

    Hola David, al hilo de su conclusión “Pero para otro año ya sé que no va a servir de mucho seguir fumigando con los productos actuales.” Ya expuse en otra parte de este diario: al analixzar el resultado hay que distinguir entre el producto empleado y los medios de aplicación. La cobertura de la zona no es completa por muchas causas. Eso podría arreglarse o permitiendo al acceso a todas las parcelas por medios más expeditivos que hasta ahora o intentando una aplicación desde el aire (pero no con cualquier cosa). El cambio de un producto biocida biológico a un producto químico cuyos riesgos para el medioambiente, la fauna y las personas está de sobra comprobado, no es un camino prudente en mi opinión y espero que también la de todos ustedes, aunque lamentablemente parece que algunos no pararán hasta conseguirlo, por eso hay que extremar la lógica en los razonamientos para no sacar conclusiones que aunque plausibles, pueden estar equivocadas. Luego no tendrá remedio y años después de perpetrada una fumigación aérea con cancerígenos como difluorobenzurón y deltametrina veríamos como aparecen las consecuencias en forma de problemas de salud cuyo vínculo con la fumigación aérea en el pasado será muy difícil o imposible de establecer. A los equipos de expertos de la Administración y políticos de turno (con o sin escucha acttva), esto les importa más bien poco porque no van a estar a pie de árbol para ser fumigados en caso de producirse esa posible excepcionalidad mal gestionada, así que pongámonos las pilas y autolimitémonos EXIGIENDO QUE ÚNICAMENTE SE USEN BIOCIDAS BIOLÓGICOS BASADOS EN ESPORAS que no son tóxicos para personas ni animales distintos de algunos lepidópteros. Así que, señores lepidópteros (aquí incluyo a quienes creen que la explosión de orugas surgió cuando se prohibió la fumigación aérea en 2012 sin plantearse que fue esa fumigación la que mató a las aves que comían orugas y que años después de eso provocaría el efecto contrario, aunque ya estaba prohibido fumigar), preparense a morir con las auténticas procesionarias, pero no por ingestión de esporas sino por mecanismos complejos y poco conocidos que les afectarían alterando su ADN y sus hormonas sexuales.

  • el 22 marzo 2018 a las 4:57 pm
    Permalink

    En el informe colgado en la web municipal, se afirma que las trampas de feromonas sirven para diagnosticar el nivel de infestación, pero no para disminuir la población y menos para controlarla. Y que atraen ejemplares es evidente, porque así es su funcionamiento. De una manera simpática, es como tirar queso al suelo para que vengan los ratones. Además, me informó de ello mi amigo Juan Huerta, ingeniero de montes de la comunidad de Madrid (quizá también desinformado).

  • el 22 marzo 2018 a las 5:12 pm
    Permalink

    De media España no creo. Solamente de los bosques cercanos.
    El nuestro no es un medio forestal. Es urbano. Las trampas se usan para diagnóstico del nivel de infestación (puede leerlo en la web municipal, no hace falta que salte a internet (www…)).
    No creo que los técnicos de la Junta sean reptiles ni que tengan interés en fomentar plagas, y menos fuera de su comunidad.
    Y sí, somos cinco.

  • el 22 marzo 2018 a las 5:14 pm
    Permalink

    Obviamente atraen a las mariposas, para eso se usan hormonas sexuales, pero no resultan un imán irresistible en kilómetros a la redonda porque no tienen ese alcance, sino que atraen a las que pasaban por esa zona, es decir, las trampas no provocan que lleguen más mariposas, sino que capturan a las que iban a entrar en el pinar de todas las maneras. Distinga usted, que son cosas diferentes.

  • el 22 marzo 2018 a las 5:38 pm
    Permalink

    Amigo Manuel

    No dudo que lo que dices que dice el informe, pero tener un único documento como fuente de todo saber es una apuesta arriesgada. Las trampas de feromonas tienen una variedad de usos, y quizá tu amigo Juan como ingeniero de montes las empleará para diagnósticos en su labor. No sé si él estará desinformado o que tú lo has entendido así pero una búsqueda en internet con las palabras “trampa feromona control lepidóptero” da un montón de otras fuentes para dejar de estarlo en un santiamén. Recojo seis técnicas de CONTROL relacionadas con las trampas de feromonas como mero ejemplo: 1 detección de insectos, 2 monitoreo, 3 trampeo masivo, 4 confusión en el apareamiento, 5 señuelo e infección, 6 señuelo y muerte. Aquí se ha intentado el 3 trampeo masivo pero ha resultado deficiente. también nos ha servido la 2 para muestreo y saber cuándo eclosionaban los adultos en el pinar por el número de ejemplares que iban cayendo.

    El “queso” que le das a estos ratones está lanzando su aroma al ambiente una larga temporada, meses, pero los “ratones” (las mariposas macho) solamente tienen un par de días o poco más para ir a por ello, que es lo máximo que les concede la naturaleza. Acudirán los que acaben de madurar y esten bien cerca, no esperes grandes migraciones de procesionarias “forasteras” hacia el pinar, que tienen mejores cosas que hacer buscando hembras en su propio entorno que venir aquí desde lejísimos atraidos por las trampas.

  • el 22 marzo 2018 a las 6:23 pm
    Permalink

    Entre expertos, supuestos expertos, ingenieros, biólogos, ecologistas, protocolos, políticos, reglamentos y demás cuestiones…. la casa sin barrer. Y el peligro MUY REAl junto a nuestros hijos, mascotas y a nosotros mismos (enfermos o no enfermos). Suele pasar.

    Por supuesto habrá que cumplir siempre con la legislación vigente y si esa reglamentación contempla “casos excepcionales” como claramente es éste, habrá que obtener los permisos necesarios para poder fumigar de forma aérea utilizando los productos biológicos permitidos y que no causen daño, primero a las personas y luego a los pájaros u otros animales (a excepción de las orugas claro está). ¿Afirman esos expertos, o supuestos expertos, que no se puede hacer una fumigación aérea en toda la zona con esos productos no peligrosos para el ser humano y/o para el resto de los animales?

    No hay otra solución. Todo lo demás serán parches y el problema seguirá creciendo. Algunos ya han sufrido en sus familias o en ellos mismos las consecuencias y otros ya han llorado, y llorarán, por sus mascotas. Y me temo que puede llegar el día en que algún animal de dos patas con graves patologías previas (como es mi caso) se compliquen esas consecuencias de tal forma que no haya remedio (¿hay médicos expertos leyendo esto?). En ese caso me gustaría que todos esos expertos, no expertos, ingenieros, políticos…. me llevasen flores y pusieran velitas en mi recuerdo. Yo haría lo mismo.

  • el 22 marzo 2018 a las 6:54 pm
    Permalink

    Es increible, nosotros en 4 años nunca habíamos visto en nuestra parcela y este año tenemos miles!! Tenemos niños y animales y no podemos ir por la gran plaga… X mas que se rastrillan más aparecen, entran hasta en la casa…

  • el 22 marzo 2018 a las 6:56 pm
    Permalink

    Gracias Manuel por compartir la fuente.Doctores tiene la Iglesia…
    En fin, leo incrustado dentro del bando un “documento divulgativo” con muchas afirmaciones contundentes pero poco o nada que las apoye. En suma, una opinión axiomática emanada de la autoridad competente. Yo en cambio, si tuviera tiempo y/o me correspondiera redactar un documento así creo que podría llegar a afirmar lo contrario sobre las trampas, o matizarlo, y además documentar mi afirmación con resultados de campo y bibliografía para hacerlo con un mínimo de rigor científico. El fondo de todo el documento me escama, supongo que no tendrán ningún escrúpulo en fumigarnos a todos con lo que estimen conveniente siempre que su comercialización sea legal. Véase último párrafo del punto 7.6 . Remiten a la Web del Ministerio de Agricultura donde hay información actualizada. El infame buscador del ministerio http://www.mapama.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/productos-fitosanitarios/registro/productos/conplag.asp no permite buscar ni por “procesionaria” ni “Thaumetopoea pityocampa”, pero en fin, sí por “orugas de lepidópteros” y el producto que recomienda…bueno; que Dios nos pille confesados. Por suerte también deja buscar, esto ya para los avezados aficionados a la entomología e internet con cierto nivel para identificar ahí a la procesionaria, “orugas defoliadoras”, y aquí sí, aparecen entre otros productos químicos los cancerígenos que ya cité yo antes y también el mismo biocida biológico con esporas que ya hemos utilizado. Mi conclusión personal- esta gente apoyará el uso de cualquiera de ellos en caso de autorizarse una situación de excepcionalidad en Marugán que permita fumigación aérea. (quizá sobre su propio barrio no lo harían). Tal vez sea yo el único que se da cuenta del peligro, y por supuesto tal vez me equivoque, pero no me importa insistir tanto porque creo que es lo justo. NO A LOS PESTICIDAS QUÍMICOS EN MARUGÁN.

  • el 22 marzo 2018 a las 7:04 pm
    Permalink

    Amigo, gracias.
    Buscaré a un doctor en técnicas de control de la procesionaria. Mientras seguiré entre los cinco ignorantes rodeados de sabios.

  • el 22 marzo 2018 a las 7:19 pm
    Permalink

    La gente de bien habíamos llegado al consenso de intentar fumigación aerea con biocidas. Lo que habíamos dicho los cinco ignorantes es que no funcionaria lo que se ha hecho. Pena no haber apostado…;)

  • el 22 marzo 2018 a las 7:22 pm
    Permalink

    Ahora; me vas a perdonar, amigo Jesús, pero que un miembro de la comisión mixta no lea lo que se publica en la web municipal es para nota… Aunque estoy seguro de que ningún miembro de la comisión lo ha leído tampoco. Es largo…

  • el 22 marzo 2018 a las 7:29 pm
    Permalink

    Yo insisto….. porque lo que dice ud. me viene al pelo: fumigación sin químicos, bien, fumigación aérea, bien, seguro que se llega mejor a los pinos, PERO recordemos la fumigación de este año: “la I, II y IV Fase de la urbanización, además del Pinarcillo,” que viene aquí http://diariodemarugan.com/fechas-de-fumigacion-contra-la-procesionaria/ Yo creo que la clave de la cuestión es LA SUPERFICIE que se pueda fumigar. Yo este año he fumigado, he tenido menos nidos que el pasado (habré tenido suerte……) pero como ya dije otra vez, veía venir las procesiones de la parcela de al lado (abandonada) ¿No va a pasar eso mismo si no fumigan la 3ª fase, la Caixa y las fincas colindantes??? Recordemos que este biocida no tiene una eficacia absoluta, por mucho que se eche desde arriba, alguna quedará viva en la urbanización, si encima se juntan con amigas de los alrededores para que queremos más…………

  • el 22 marzo 2018 a las 7:42 pm
    Permalink

    Estoy totalmente de acuerdo con el señor Pastor, todos opinamos, todos sabemos mucho (bueno, yo reconozco que no sé tanto), pero a la hora de la verdad el pinar está plagado de orugas y no hay el más mínimo acuerdo para tratar de solucionar el problema.
    Desde de mi ignorancia, creo que lo que se ha hecho (fumigar con biocida desde tierra y las trampas de feromonas) o bien no ha servido de nada o bien ha servido para que plaga no se extienda aun más (que es algo que no sabremos nunca).
    No se sí es posible fumigar desde el aire con el biocida que es inocuo para el resto de especies (incluidos los animales de dos patas), creo que hasta aquí estamos más o menos todos de acuerdo. También he escuchado que este biocida se puede poner en la tierra en zonas donde se ocultan las orugas una vez están enterradas. Si a esto se suman las trampas (con la sustancia en la época del año que corresponde) y le sumamos cajas nido para fomentar los depredadores naturales de la procesionaria (incluidos los murciélagos que son el enemigo natural de la versión mariposa), creo que empezaríamos a avanzar.
    O encontramos una solución legal, viable, sana y efectiva (dentro de un acuerdo general) o el bichito nos acabará comiendo a todos.

  • el 22 marzo 2018 a las 7:43 pm
    Permalink

    Claro, te perdono – ego te absolvo – la explicación es sencilla – un cliente se ha retrasado en una entrega de un documento programada para hoy, lo que me ha dejado mano sobre mano y con bastante tiempo para comentar aquí. Esto es excepcional. Normalmente no tengo tiempo para nada y eso incluye leer bandos o novela histórica, que me gusta mucho (lo segundo). Y de la manera de regirse la comisión podríamos también hablar largo y tendido. A mí me han pedido opiniones sobre otras cosas en torno a este problema, no concretamente sobre este documento que como ves, goza de las virtudes funcionariales españolas de la infalibilidad, ilegibilidad e ininteligibilidad. Pero creo que en su día sí lo leí antes de que llegara a la web en forma de bando y opiné para mis adentros, esperando que la cosa no llegara a mayores, puesto que la prohibición de fumigación aérea por la UE bloquearía lo que tanto temo.. que es que nos suelten indiscriminadamente por aire pesticidas químicos.

  • el 22 marzo 2018 a las 7:51 pm
    Permalink

    Yo sí te entiendo. Lo que te queda, amigo Ernesto, es tener cuidado personal. Ir pendiente de no cruzartelas, por supuesto no acercarte a ellas ni manipularlas, y en esta época en la que se enseñorean, usar barbijo cuando estés en tu jardín.
    Y poner reclamaciones para hacer expediente, claro.

  • el 22 marzo 2018 a las 9:38 pm
    Permalink

    Señor López-Huerta, lo que dice el link que usted ha publicado creo que no sería efectivo en nuestra urbanización. No existen soluciones fáciles a problemas complejos.

  • el 22 marzo 2018 a las 10:30 pm
    Permalink

    En la Fase III no se ha fumigado por los pobres resultados del año pasado y los vecinos votamos en junta no repetir una fumigación que no sirvió para nada, pero si hemos actuado de forma distinta para controlar la procesionaria, hemos puesto multitud de trampas de feromonas por toda fase y todo los vecinos que lo han solicitado hemos entrado en las parcelas con un camión con grúa para cortar los nidos y eliminarlos directamente siendo bastante mas eficaz que la fumigación. Nadie puede obligarnos a fumigar ni nadie puede decir que no estamos luchando contra la procesionaria.

  • el 23 marzo 2018 a las 2:05 am
    Permalink

    Hola a todos,me gustaría que se preguntase a la gente que ha trabajado en el pinar cuando se explotaba para extraer resina,seguro que había años de plaga y años con menos,esto es cíclico y algunas orugas no eclosionan en ese año,se quedan enterradas latentes para sobrevivir,(son listas,eh?).
    Aquí para mucha gente hay plagas de sapos tóxicos,de escarabajos de orugas,menos de (personas) sino nos gustan los bichos,el barrújo la tranquilidad,el oxigeno,etc,etc,para que venimos a invadir el pinar,nos quedamos en nuestra ciudad y punto.
    Que pasa con la gente que tiene sensibilidad química la fumigamos también?como suelo decir “menos mal que hemos venido para salvar el PINAR”.
    Ya no se ven mas que moscas,mosquitos y hormigas,cuando ves mariposas,libélulas,abejas,mariquitas u otros,como que te alegra el día.
    Tengo entendido que pertenecemos a RED NATURA 2.000 y SEO BIRDLIFE se ha fijado en el pinar,cuando hay tanta biodiversidad sobre todo (sapos asquerosos) es que funciona todo y esta bien,de vez en cuando alguno se sale de madre,pero al año siguiente vuelve a su ser.
    Espero que no me fumiguen con químicos porque no soy un CASO EXCEPCIONAL,esto no es un pinar en medio del campo,es un pinar habitado,como dice Roque el “FUMIGADOR”,con gente viviendo todo el año y mas que se unen en verano.

  • el 23 marzo 2018 a las 9:12 am
    Permalink

    Era ironía; lo siento

  • el 23 marzo 2018 a las 10:50 am
    Permalink

    Me gusta lo que escribes, Ana, y creo que tienes mucha razón. Lo imposible es contentar a todo el mundo y lo dificil es concordar los derechos de todos.
    Es evidente que el asunto suscita mucho interés. Mayor incluso que la tala descontrolada de las zonas verdes, algo que a mí me afectó mucho más. Depende del historial y de la sensibilidad de cada uno.

  • el 23 marzo 2018 a las 7:10 pm
    Permalink

    Muy interesante lo dicho por Francisco (si es más efectivo pues tomar nota y hacer lo mismo).

    Genial la exposición de Ana, y creo que casi todo el mundo está de acuerdo en no utilizar químicos, a mi personalmente fumigar con el biocida que solo afecta a la oruga no me parece mala idea.

    Señor López-Huerta, no entendí la ironía.

  • el 24 marzo 2018 a las 11:44 am
    Permalink

    Fue una ironia vulgar. Poner un texto ridículamente sencillo redactado por una gran empresa con enorme cuota de mercado, que “resuelve” todo el problema en unos pocos párrafos.

  • el 24 marzo 2018 a las 1:54 pm
    Permalink

    Lo mejor seria repartir casitas de pajaros de especies que se alimenten de orugas, con eso se limitaria de forma natural la población… hay un par de especies que se alimentan de orugan pero que requieren nidos con ciertas caracteristicas… y como obviamente talamos los pinos secos por el peligro que suponen, estas especies no tienen donde anidar… pero si se repartiesen y colocasen nidos volverian a anidar y ayudarían en el control… además seguramente sea mucho más barato que otros medios..

  • el 25 marzo 2018 a las 12:04 am
    Permalink

    Me alegra que a algunos les parezca interesante mi comentario,Sr López Huerta vamos a tomar con ironía la deforestación que se hizo y pensar que habría mas orugas,seguro que esa idea la han tenido muchos,talar pinos y acabar con la plaga.
    En cuanto a lo que comenta Urdi,siento que su parcela este tan plagada,pero rastrillar,pisar o dar con ramas,es justo lo que no hay que hacer porque es cuando se sienten atacadas y lanzan los pelos,cuando hablas con gente de este tema,te dicen…mi marido estaba cortando y quemando los nidos y no le paso nada,en cambio yo que solo estaba mirando me salio sarpullido,o cuando tienes un perro que esta pendiente de todo lo que haces y va a ver que miras,hay que tener cuidado.
    Yo solo se que habrá que buscar una solución,pero con cabeza,fumigar con químicos,desde luego no lo es,también están los que tienen alergia al polen,abejas,fresas,detergentes,medicamentos…haremos algo? solo decir que hay mas alérgicos y a mas cosas,algo va mal.
    A MÍ NO ME FUMIGAN

  • el 29 marzo 2018 a las 1:23 pm
    Permalink

    Estoy algo sorprendido con los comentarios aquí, sobre todo con la vehemencia con que algunos defienden su opinón, aún admitiendo su total desconocimiento del tema. Si no había problemas con la oruga hasta estos últimos años, es porque fumigaban desde el aire.
    Se han gastado fondos públicos elevadísmos en medidas que se sabían de antemano practicamente inútiles, porque hay muchas parcelas desocupadas. Los insectos no entienden de verjas…
    Cojan el coche y conduzcan desde Marugán a Sanchidrian, o desde Marugan hasta Zarzuela, y veran el espacio de campiña segovia que tiene la oruga para vivir sin molestar a nadie. ¿Por qué tenemos que convivir con un bicho tan molesto en una urbanización?
    El bacilo en cuestión (Bacillus Thuringiensis) es totalmente inofensivo para mamíferos y demás insectos no lepidóteros, y no tiene alergias registradas. La oruga, en cambio, sí provoca alergias graves. Y en el caso de perros y gatos, una muerte horrible.
    En mi humilde opinión – y entiendo algo del asunto – la única solución es fumigar desde el aire. Y a los/las que me griten “A MI NO ME FUMIGAN”, os respondo “¿Por qué tengo que abandonar mi casa 2 meses al año?”. La fumigación dura un día. La oruga dos meses. Que los temerosos abandonen sus casas un día, y nos dejen a los demás disfrutar de las nuestras

  • el 29 marzo 2018 a las 2:26 pm
    Permalink

    Yo también me uno al “a mí no me fumigan” y creo que nos referimos a insecticidas tóxicos químicos, no a las famosas esporas……..
    Usted dice “Si no había problemas con la oruga hasta estos últimos años, es porque fumigaban desde el aire.” pero se le olvida decir que se fumigaba desde el aire y con insecticidas químicos, por eso no había orugas.
    Ahora creo que varios pedimos, entiendo que el ayutanmiento también, que se pueda fumigar desde el aire pero con el bacilo este.
    Yo creo que al no ser tan efectivo como el químico, aunque se eche desde arriba no va a aniquilar a todas las orugas, pero habrá menos que ahora. Vamos que no se volverá a lo de años atrás cuando no veíamos una oruga.

  • el 29 marzo 2018 a las 3:33 pm
    Permalink

    Un poco de pensamiento crítico, por favor. Químico toxico es lo que lanza la oruga ante cualquier amenaza. Da igual el componente carbónico o el origen natural del agente. Es veneno, puro y duro.
    Si nos vamos a echar las manos a la cabeza porque un químico de laboratorio (que también es natural) es capaz de combatir el creador del químico tóxico, demostrado inofensivo para las especies paras las que no va dirigido, de qué estamos hablando?
    ¿La oruga crea sarpullidos, shock anafiláctico y muerte por magia negra, simple mal rollo, o por fea? ¿O nos toca convivir con ella porque “es natural”?
    También lo son las mambas negras, los tigres y las cucarachas. ¿Toleraríamos una infestación de esta magnitud?
    Y el bacilo tambien es un químico tóxico. Únicamente para ellas…

  • el 29 marzo 2018 a las 6:19 pm
    Permalink

    No me he explicado bien o usted no me ha entendido……… Digo que antes de que se ptohibiese la fumigación con avioneta lo que echaban eran insecticidas como “El diflubenzurón ha sido clasificado como ‘Peligroso para el medio ambiente’ por ser nocivo para los organismos acuáticos y porque puede provocar a largo plazo efectos negativos no sólo sobre en el medio acuático, sino también sobre organismos terrestres.”. Encima recuerdo que hace muchos años se echaba disuelto en gasoil……….. Eso es con lo que no quiero que me fumiguen. Yo vivo en el pinar, yengo animales domésticos, tengo nietos, conozco el peligro de las orugas. Sólo digo que se fumiguen pero no con eso que se usaba antes. Pero que si se hace desde el aire pero con el bacilo (que es lo que yo quiero) que no esperemos que no quede una oruga porque ya hemos visto y se puede leer en internet que ese insecticida no es eficaz al 100%. Oigo a vecinos míos pidiendo que se eche lo de antes (diflubenzurón y otros, no el bacilo) para que no queden orugas y eso tampoco puede ser. Nadie quiere lo que hay ahora, esta plaga, pero tampoco será bueno acabar con las orugas y un montón de bichos más con algo que encima puede ser cancerígeno.

  • el 29 marzo 2018 a las 6:39 pm
    Permalink

    Cuidado con decir que el Bacillus thuringiensis es totalmente inofensivo para mamíferos porque puede que no sea así.

    Existen estudios según los cuales las mediciones de la eficacia de los cristales proteicos del B. thuringiensis, que es el compuesto que se usa como insecticida, se han centrado en los efectos letales sobre mamíferos e invertebrados, desdeñando o infravalorando los efectos subletales o crónicos, por lo que no podríamos estar tan seguros de su total inocuidad. Cito: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fenvs.2015.00071/full

    Otro estudio, de 2015, vincula las toxinas del Bt con respuestas inmuno-activadoras o generadoras de respuestas alérgicas en mamíferos. Aunque el término “tóxico” no sería apropiado para definir los efectos de estas toxinas sobre los mamíferos, no pueden considerarse inocuas, al producir ciertos efectos fisiológicos que pueden llegar a ser patológicos. Cito: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1002/jat.3252

    También entiendo algo del asunto.

  • el 29 marzo 2018 a las 10:37 pm
    Permalink

    Entonces, nos encontramos ante el “dilema del mal menor”.

  • el 29 marzo 2018 a las 11:09 pm
    Permalink

    Lo que esta claro es que el temíta (PREOCUPA) como dice Tente,o no nos hemos explicado o no nos entienden.
    Cuando salio la prohibición en el B.O.E, la leí por encima “es muy largo y pesado” y no me pareció leer que las SITUACIONES ESPECIALES se refirieran a sitios habitados,solo montes y campos.
    Respecto al BIOCIDA,tampoco es agua de rosas,pero entre SUSTO o MUERTE….SUSTO.

  • el 30 marzo 2018 a las 1:16 pm
    Permalink

    Daniel , todas las aportaciones son valiosas pero le rogaría que si algo entiende del asunto no aparte el foco del problema principal ya que algunas personas menos expertas se podían confundir. Su cita a un artículo científico da de lleno en otro problema muy importante pero que no es el nuestro aquí. Hablan de organismos modificados gennéticamente (cultivos transgénicos) de plantas a las que se les ha añadido ADN del bacilo y de este modo los cultivos (por ejemplo de cereal) fabrican por sí mismos con ese ADN extra las mismas sustancias tóxicas (que son proteinas) que el bacilo y así ya no es necesario aplicar externamente biocida de esporas por fumigación. El peligro es que eso conduce a una exposición a mucho más largo plazo de esas esporas en el ambiente, por ejemplo a través del polen y tener otros efectos no deseados. Pero repito ESTE NO ES EL PROBLEMA CON LA FUMIGACIÖN PUNTUAL DE CORTO PLAZO POR TIERRA O AIRE CON B. THURINGENSIS CEPA KURSTAKIS ESPECÏFICA PARA PROCESIONARIA, sino otro.

    De nuevo gracias y volvamos al dilema que para mí es: estamos ante una posible puerta abierta a la fumigación con productos quimicos cancerígenos al solicitar una excepcionalidad que no incluye la correspondiente limitación en cuanro a los productos para que siempre siempre sean de tipo biocida biológico.

  • el 30 marzo 2018 a las 2:31 pm
    Permalink

    Hace unas semanas en respuesta a otra noticia, comenté mi opinión sobre el problema de la procesionaria que estamos padeciendo.

    Mi opinión sigue siendo la misma y aquí la copio de nuevo porque me gustaría que Verónica y cualquier otra persona que tenga una opinión similar entiendan que los que defendemos que no nos fumiguen con los insecticidas convencionales utilizados años atrás, lo hacemos precisamente para ” protegernos a todos, vecinos y mascotas” del uso de unos productos que han demostrado no erradicar el problema (sólo lo han cronificado) y que además son tan nocivos para el ser humano que las instituciones de la Unión europea tuvieron que prohibirlos.
    Esto último no es ninguna tontería, lo que piden ustedes es que a los vecinos de Marugán nos fumiguen con productos tóxicos cuya utilización está prohibida en Europa para proteger a todos sus habitantes.

    Y vuelvo a insistir también en lo mismo que defendía hace unas semanas: el problema no es el producto que utilizamos sino que lo hemos utilizado en un número pequeñísimo de puntos comparado con la enorme extensión de terreno afectada y así lo explico en mi nota anterior:

    ” Me alegra ver que casi todos estamos de acuerdo en lo fundamental, en no recurrir de nuevo a fumigaciones con los pesticidas convencionales cuya toxicidad está tan demostrada que hasta las administraciones públicas tan aficionadas a utilizar los productos químicos que el lobby de turno les indica, han tenido que prohibir su utilización.
    Recordemos que lo que algunos están demandando cuando piden “la excepcionalidad” es que se utilice en nuestra población y sobre nuestras cabezas un procedimiento que ha sido prohibido en toda la unión europea por su peligrosidad.

    No se trata de ecologismo radical sino de sensatez, de no pedir lo que no quieren para sí el resto de los mortales porque está más que demostrada su nocividad y falta de eficacia (se utilizó a durante años y el problema de la procesionaria no se erradicó sino que se generó un círculo vicioso por la muerte de sus depredadores que lo cronificó, razón por la que estamos todavía con este problema en tantos paises).

    Desde mi punto de vista lo que falla en la discusión sobre este tema es el análisis:
    Nuestra finca había permanecido libre de nidos de oruga hasta hace unos tres meses. Bueno, en realidad había un nido maltrecho, seguramente de los que según la empresa que fumigó son inviables (no olvidemos que el producto biológico lo que hace generalmente es alterar el metabolismo del insecto para impedir su desarrollo completo por lo que es de esperar que muchas de las bolsas no ocasionen problema).
    En nuestra finca se había fumigado como en todas con el producto natural y también se realizó la fumigación adicional con mochila que nos propusieron buscando una mayor protección ya que en las fincas colindantes se veían muchos nidos.
    Hace unos tres meses muchos de nuestros pinos también se infestaron ¿por qué? , pues la evidencia me hace pensar que es precisamente porque nuestra finca está totalmente rodeada de parcelas cuyos propietarios ni estaban cuando se fumigó la primera vez ni han estado dispuestos a fumigar en el interior para intentar llegar a una cobertura lo más completa posible.
    Todas estas fincas son el foco de infestación que está contaminando a las restantes y no que se utilice un producto menos tóxico.
    El problema para mí y ya lo he visto apuntado en muchas de las reflexiones anteriores es que no se haya podido alcanzar una cobertura total. Hacen falta medidas para exigir que las acciones que se toman alcancen la máxima extensión necesaria. Mal podemos solucionar el problema si pensamos que fumigando una sóla parcela inmunizamos 27.
    Pido a los que solicitan esa ” excepcionalidad” que no se sabe bien dónde nos puede llevar, se piensen muy bien lo que están haciendo y dejen muy claro que no se va a utilizar ningún pesticida químico.
    Les animo también a que busquen fórmulas que garanticen y exijan la cooperación de todos.
    Los que no son parte de la solución son parte del problema.”

  • el 30 marzo 2018 a las 3:04 pm
    Permalink

    Veronica, no sé si ttiene que abandonar su casa dos meses al año. En estos dos meses también puede ser útil poner algunas medidas contra las orugas como cintas trampa en los troncos antes que desciendan al suelo o se entierren, así contriburá a que haya menos en su finca en la siguente generación. De todas maneras ya se ha dicho por ahí, esto básicamente es un bosque mixto de pinar y encina, el exterminio de una especie aunque nos parezca molesta no debe ser el objetivo, otra cosa es el control en explosiones de población. Y estamos así seguramente en parte por el cambio climático y porque hemos alterado un equilibrio muy delicado en una zona donde había antes muchas aves y mamíferos insectívoros, fumigándolos porr aire hasta el 2012. Si se va de casa un día solamente en caso de una fumigación con procuctos químicos cancerígenos, cuando regrese al día siguiente y durante muchos más, se lo aseguro, estará “disfrutando” de los efectos acumulativos invisibles del pesticida en lo que se haya depositado sobre sus plantas, terreno, tejados, etcétera,. Hay discrepancia respecto a cuánto tiempo permanece sin degradarse el difluorobenzuron porque depende de factores como el tamaño de las partículas, acabo de leer de 8 a 16 semanas para las partículas más grandes, por ejemplo.

    Y respondiendo a sus otras intervenciones, creo que sí, nos toca convivir con la procesionaria porque es natural. Las mambas negras, tigres, hurones o papagayos serían especies invasoras y menos mal que (todavía) no se le ha ocurrido a nadie venir hasta aquí a soltar alguna que tuviera de mascota, pero hay gente para todo… esas cosas ya están ocurriendo en otros lugares. Ya sabíamos que esto era un pinar, con sus orugas, cuando vinimos, no un parque temático. El que tenga problemas de alergia o sensibilidad los va a tener casi igual haya pocas o muchas, y en ese caso sí puede tener sentido no estar cerca estos dos meses por precaución, igual que si se es alérgico al polen del olivo no se va uno a vivir a Jaén, por caso.

    Efectivamente, es el dilema del mal menor, y para mí está bien claro que el mal mayor de todos es la fumigación aérea “tradicional”, día que espero que nunca llegue, aunque si dejamos nuestra salud en manos de la Administración pública, nos podríanechar encima hasta agente naranja (napalm+queroseno) si estuviera en sus listados como autorizado, porque en sus despachos no les va a alcanzar…

  • el 30 marzo 2018 a las 4:20 pm
    Permalink

    Pues para mí sigues sin aclararte. ¿Podrías ir al grano sin metáforas?

  • el 30 marzo 2018 a las 9:01 pm
    Permalink

    Y para mayor abundancia, a ver si nos aclaramos todos en que consiste “la fumigación” – es un bacilo que se echa en los árboles (sobre las acículas) y afecta a los insectos que se alimentan de las mismas (lepidópteros). Les cristaliza el sistema digestivo, no pueden consumir más, y mueren. No es algo que afecta a seres vivos que no se alimentan de las acículas.
    Las orugas en sí no llegan muy lejos de donde nacen (50 metros, como mucho). Las polillas igual – no les da tiempo. Viven 2 días como mucho.
    Se dice “no se puede poner puertas al campo”, pero en este caso sí. Sólo hay que establecer un limite de fumigación y mantenerlo. Si se hacía de antaño, ¿Por qué no ahora?

  • el 31 marzo 2018 a las 12:36 pm
    Permalink

    Hola.
    Efectivamente veía en los comentarios una misma opinión (mayoritariamente) aún dónde parecía que había discrepancia.
    Pues FUMIGUEMOS AEREAMENTE con el BACILO de marras.
    Saludos.

  • el 31 marzo 2018 a las 3:02 pm
    Permalink

    Buenas tardes Jesús. De acuerdo con lo que comentas, en parte. No era mi intención desviar el foco del asunto.

    Si te fijas el segundo artículo se refiere a “B. thuringiensis, spores, toxins and Bt crops”, no sólo a los cultivos.

    Sólo quería destacar que no se pueden hacer afirmaciones del estilo que ha hecho Verónica: “El bacilo en cuestión (Bacillus Thuringiensis) es totalmente inofensivo para mamíferos y demás insectos no lepidóteros”. Nunca se puede afirmar la total inocuidad de ningún compuesto. Mi intención no era asustar a nadie. Por supuesto prefiero el Bt mil veces a la cipermetrina o al Dimilin.

  • el 1 abril 2018 a las 2:49 pm
    Permalink

    ¿Qué os parece el monóxido de dihidrógeno? Ya sé que ha matado a millones de personas (y encima está lleno de tiburones) pero si lo usamos de manera responsable?

  • el 1 abril 2018 a las 5:34 pm
    Permalink

    Para desbarrar así mejor entable diálogo con otras personas, y podrá conversar ampliamente sobre unicornios azules y demás fauna a ese nivel.

    Aquí estamos para opinar y construir sobre un problema gravísimo cual es el que por descuido o desconocimiento al gestionar la sobrepoblación de procesionaria en Marugán anulemos la proteción legal que nos da la normativa europea que prohibe la fumigación aérea salvo excepciones, y una vez seamos considerados caso de excepción nos puedan echar encima por aire pesticidas quimicos que son conocidos cancerígenos y miméticos hormonales, pero que figuran en las listas del ministerio de agricultura como productos de uso autorizado en el campo. Después de eso, vaya a reclamar al maestro armero…

    Pero vamos, ya que lo menciona, supongo que de broma, el monóxido de dihidrógeno (=AGUA) me parece bien, gracias. Mejor sin tiburones.¿por qué? –> https://www.youtube.com/watch?v=X56cEyd4U7w

    con lo que espero no desviar mucho el foco y sí, estoy desbarrando yo también, pero por una vez, solo para ver qué se siente.

  • el 1 abril 2018 a las 6:03 pm
    Permalink

    Hola Daniel, sí, sí, estamos de acuerdo… Respecto a “Nunca se puede afirmar la total inocuidad de ningún compuesto” …por eso ahora en todas partes, por ejemplo en las fichas técnicas o en los prospectos de los pesticidas se evita hablar de inocuidad (cualquier sustancia o es inocua -es decir no produce ningún daño en absoluto -o no lo es) y se ha pasado a manejar el concepto de “seguridad”, que admite gradación . Cuando se dice que algo es seguro por tanto quiere decir que bajo las condiciones que al fabricante le haya dado la gana establecer y con todo el sesgo y margen de error que se quiera, no produce más que ciertos daños con lo que “se puede asumir que los beneficios superan a los riesgos” . De nuevo y esto es mi opinión personal, sobre todo si lo aplican muy lejos de donde el que afirma tal cosa vive o trabaja…

  • el 3 abril 2018 a las 12:24 pm
    Permalink

    Tras pasar unos días en compañía de miles de orugas (y la perra encerrada en casa) me pregunto si sería bueno que todos los propietarios y sin faltar ni uno, instalásemos a partir del mes de mayo-junio una trampa de feromonas en cada parcela. Supongo que el Ayuntamiento, en colaboración con las 4 fases, podrá supervisar, instar, obligar, ayudar en los costes,…. etcétera, para que así se haga. Por todo lo que he leído ayudaría, creo que bastante, para próximos años.

  • el 10 abril 2018 a las 8:32 pm
    Permalink

    No se sabe que es mejor si una muerte por toxinas de orugas o por los venenos mortales de acción lenta de las sustancias de la fumigación. He leído aquí sobre los inconvenientes de utilización del método de feromonas, sólo utilizable efectivamente en la fase vital de polillas, que es cuando se reproducen, pero ineficaces en otras fases del ciclo vital de la especie.
    S está cometiendo el error de actuar en la fase de nidificación, sin evaluar la eficiencia de los métodos utilizados, especialmente el de la fumigación, y sin tener en cuenta sus efectos secundarios sobre la salud humana. Parece que el gas venenoso de la fumigación no penetra bien en el interior del nido. No se ha propuesto otro método, como el de cortar las ramas donde se encuentran los nidos y quemar éstos.
    En cambio, no se propone acabar directamente con las orugas. Hace un par de semana recogí con la mano (con guantes) una procesión entera, que posteriormente quemé.
    Todavía es posible que aparezcan más procesiones y tengamos la oportunidad de reducir el número de las polillas y nidos.
    Difícil, aunque no imposible, es eliminar las larvas enterradas. Siguiendo su pauta de sociabilidad, las orugas en procesión forman un larvario difícil de localizar, pero fácil de destruir.
    El alarmismo no soluciona nada, entorpece la eliminación de la especia o, al menos, la reducción de orugas y de toxinas en la atmósfera. Se habla de muchos muertos, humanos y mascotas, pero dudo que esas muertes estén bien certificadas y apoyadas por autopsias profesionales.
    UNA POSIBLE QUERELLA CRIMINAL
    Los fumigadores son una especie de segadores por envenenamiento lento de humanos de la comitiva de la muerte.
    Con una competente investigación científica, no estaría de más presentar una querella criminal por el delito contra la salud que presuntamente están perpetrando al amparo de los juntistas y lobistas de los patrocinadores de este método de cuestionable eficiencia. Además llegan al extremo de no dar publicidad de los días y horas de fumigación.
    JUNTA VECINAL
    Desde la desaparición de la Entidad urbanística de Pinar Jardín, hemos visto que han multiplicado en la urbanización las administraciones semipúblicas, las Juntas de propietarios, un reducido número sin legitimación al servicio de las contratas, y después la Mancomunidad, otro invento de esa minoría autocrática.
    Arreglaría un poco el panorama una Junta vecinal, compuesta principalmente por vecinos de la urbanización, habitantes de primera residencia o habitual, y de los habitantes de fin semana o vacaciones, para afrontar con efectividad los problemas de la urbanización.

    CI-DPJ

  • el 11 abril 2018 a las 2:13 pm
    Permalink

    Con todos mis respetos, parece que no entiende usted el propósito de la fumigación. No es “envenenar los nidos con gas venenoso”, y ni hace falta que penetre. Es una bacteria específica que ataca a los lepidópteros (orugas, garrapatas, y tal…) que NO está pensado para matarlos directamente, sino indirectamente a través de su alimento. Es decir, se rocían las acúculas de los pinos, salen los bichos de noche para comer, se les cristaliza el sistema digestivo y… adios bicho. Y si nos creemeos que no consumimos Bt diariamente – echa un vistazo a los pesticidas, insecticidas y fertilizantes que utilizan en casi todos los cultivos. ¿O acaso usted ha hecho sus propias pruebas (múltiples) de laboratorio, revisadas por pares, y publicadas en la literatura científica? Infórmese antes de lanzar su opinión, que esto es – o debería ser – una conversación de adultos…

  • el 14 abril 2018 a las 11:52 am
    Permalink

    INFORMACION SOBRE LA PROCESIONARIA Y METODOS ARTESANALES PARA COMBATIRLA
    No hace falta exponer directamente a la población a sustancias dañinas para la salud que puedan entrar en contacto con la piel y entrar en el organismo humano por vía respiratoria.
    http://www.ginerymira.com/blog/la-procesionaria-del-pino-que-es-y-como-combatirla-o-eliminarla/?utm_campaign=shareaholic&utm_medium=twitter&utm_source=socialnetwork

    CI-DPJ
    POR UNA JUNTA VECINAL DE PINAR-JARDIN
    Propietarios o no de las viviendas donde habite, los habitantes de la urbanización es capaz de dar una respuesta a sus problemas y necesidades e iniciar las acciones necesarias para solucionarlos.
    Pero sin cuotas ni ejecuciones con embargos de bienes (cuentas bancarias, vehículos o viviendas que después precintan e impiden su uso con ayuda de la Diputación provincial y Ayuntamiento) de los que las impagan, como hacen gestores de algunas de las administraciones de propietarios juntistas de la urbanización.

Expresa tu opinión (el envío del comentario junto con una dirección de correo electrónico implica la aceptación de la Política de Privacidad de esta página web)

A %d blogueros les gusta esto: