La adscripción única: una reivindicación de largo recorrido

La semana pasada el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Segovia estimó que la resolución dictada el 19 de febrero de 2016 por la Junta de Castilla y León, según la cual la urbanización continuaba adscrita a las aulas de Sangarcía, y no a la de Marugán, no se ajusta a Derecho. Eso implicaría que, a partir del próximo curso escolar, los niños residentes en la urbanización estarían adscritos al Colegio Público de Marugán.

La reclamación de la adscripción única se remonta tiempo atrás, cuando hace unos 15 años algunas madres de alumnos del Colegio de Marugán expresaron su preocupación por las implicaciones que la doble adscripción pudiera tener sobre el futuro de las aulas locales. En aquel momento, como ahora, el colegio disponía de suficientes alumnos como para no ver peligrada su existencia. Sin embargo, ante el progresivo incremento en la población de la urbanización, se planteaba la posibilidad de que, en los siguientes años, la mayoría de escolares del municipio estuviera matriculada en Sangarcía. Algo que a muchos vecinos del lugar les costaba aceptar, y que ha podido influir en estos años en la cantidad de recursos destinados al colegio local. Recursos económicos y materiales otorgados por la Junta y que, entre otros factores, están vinculados al número de alumnos inscritos en cada centro educativo.

El AMPA de Marugán hizo suya la petición, y el año 2011 tuvo lugar la primera reunión con el inspector de educación, Javier Benedicte, quien aseguró que tomaría cartas en el asunto.

Con el paso de los meses todo parecía seguir igual, y el 19 de diciembre de 2012 el AMPA envió un escrito a la Dirección Provincial de Educación. En él se explicaba la situación en los siguientes términos:

“En nuestra localidad existe una Urbanización, Pinar Jardín, cuya población es más numerosa que la del propio centro urbano, y los niños/as de ésta, tienen la posibilidad de elegir entre el Centro de Sangarcía y el nuestro. Estando nuestro Centro en clara desventaja en este aspecto, ya que a los alumnos que elijan desplazarse a esta localidad cercana, les facilitan una ruta escolar además de comedor gratuito”.

El 15 de enero de 2013 representantes del AMPA mantuvieron una reunión conjunta con el inspector, Jesús Nieto, el jefe de estudios de secundaria y director del CEO Mirador de la Sierra. En ella el inspector se comprometió a trasladar al Director Provincial las inquietudes expresadas.

Ese mismo mes, ante la aparente falta de acciones desde la Dirección Provincial, y con la intención de conseguir un apoyo oficial, el AMPA dirigió un escrito al Ayuntamiento de Marugán. El entonces alcalde, Santiago Marugán respondió destacando lo incomprensible de la situación:

“Lo más lógico sería pensar que los alumnos de Marugán estudiaran en el municipio (…). No entendemos que desde la Dirección Provincial de Educación se favorezca con ruta escolar y comedor gratuito la salida de nuestros estudiantes al Centro de Sangarcía (…). Esta decisión puede suponer en un futuro que perdamos alumnos y que se pase de tres aulas unitarias a dos. Por otra parte constatar que la Urbanización Pinar Jardín pertenece al municipio de Marugán y la distancia de la parada del autobús escolar al Centro educativo del pueblo es menor de dos kilómetros. Los padres que suelen llevar a sus hijos en coche a la misma tardarían menos de un minuto en bajar al colegio. Apostamos por la colaboración para potenciar el Centro”.

Las representantes del AMPA, junto con el inspector de educación, pudieron reunirse al fin con el director provincial, Antonio Rodríguez, el día 14 de febrero de 2013.

En esa reunión, de acuerdo con el AMPA, se llegó al acuerdo verbal de que, para el curso 2013-2014, todos los niños del pueblo tendrían como centro de referencia las aulas de Marugán. Sin embargo, no se mencionó el hecho de que era necesario solicitar el cambio de adscripción dentro de un plazo concreto.

En marzo, el director del CEO Mirador de la Sierra comunicó al AMPA que la resolución tomada en la reunión no se aplicaría “por estar fuera de plazo”, ante lo cual se enviaron sendos escritos tanto a la Dirección Provincial de Educación como a la Dirección General de Política Educativa Escolar, en los que se demandaban explicaciones ante lo sucedido.

Ambas instituciones respondieron aclarando que el plazo para posibles modificaciones en las adscripciones se establece durante el mes de enero anterior a la iniciación del curso escolar siguiente. De modo que la modificación, en este caso, no podría realizarse hasta enero de 2014.

El 23 de octubre de 2013 intervino por primera vez de forma directa el Ayuntamiento de Marugán. El alcalde, Santiago Marugán, envió un escrito a la Dirección Provincial en el que se solicitaba el análisis de la situación que se vivía en el municipio, y que se procediese a una nueva delimitación, “de forma que todos los alumnos estén adscritos al CEO Mirador de la Sierra”.

Hubo que esperar hasta marzo de 2014 para recibir la contestación de la Dirección Provincial. En ella se afirmaba tajantemente, que no se contemplaba modificación alguna en la adscripción de la Urbanización Pinar Jardín, quedando ésta igual que en el curso 2013-2014.

Desde el AMPA las constantes negativas se vivían con impotencia, por lo que sus miembros decidieron apelar al procurador del común de Castilla y León.

En la carta enviada se exponía lo siguiente:

“Nuestra intención es evitar el trato desigualitario que reciben las familias de esta localidad en función de la zona de residencia que ocupan dentro de la misma y garantizar la continuidad de las aulas de Marugán.

La situación arriesga la continuidad del colegio de la localidad por los beneficios que ocasiona a las familias que escolarizan a sus hijos en el centro de Sangarcía, ruta escolar y comedor financiados por la Junta, frente a los escolarizados en Marugán que no disponen de ninguno de estos servicios”.

El procurador dio respuesta en enero de 2015, exponiendo que, si bien se hacía cargo de la situación, era necesario ceñirse al procedimiento establecido por Educación para obtener las modificaciones precisas.

Ese mismo mes la Dirección Provincial informó que se estaba llevando a cabo un estudio global del mapa escolar que afectaría al CEO Mirador de la Sierra y al CRA El Pizarral, y consecuentemente a las adscripciones.

Para el curso 2016-17 se hicieron efectivos los anunciados cambios: creación del nuevo CRA Sangarcía, con cabecera en esa localidad, y adscripción a él del municipio de Marugán. Sin embargo se mantenía la separación de alumnos, ya que los niños de la urbanización seguirían teniendo como opción preferente el Colegio de Sangarcía.

Los representantes del AMPA se mostraron indignados por la modificación, dado que, en relación con sus reivindicaciones, ofrecía más de lo mismo, por lo que expresaron sus quejas a la Dirección Provincial y al Ayuntamiento.

El alcalde, apoyado por el Pleno municipal, presentó un recurso de alzada contra la resolución de la Dirección Provincial fechada el 19 de febrero de 2016. Francisco Roque manifestó que haría todo lo necesario para acabar con una situación calificada en el recurso como “discriminatoria y arbitraria”.

Tras seguir rigurosamene todos los pasos establecidos para dar curso a la reclamación, y ante la falta de otras opciones, el Ayuntamiento optó por iniciar un procedimiento contencioso administrativo contra la Dirección Provincial de Educación.

Tras varios meses de espera llegó la contestación del juzgado, ante la cual está abierto aún el plazo de alegaciones. Una respuesta que abre la puerta por fin al establecimiento de la adscripción única en Marugán.

 

La adscripción única: una reivindicación de largo recorrido was last modified: noviembre 22nd, 2017 by Helena García

Un comentario sobre “La adscripción única: una reivindicación de largo recorrido

  • el 22 noviembre 2017 a las 11:54 am
    Permalink

    Esto será una buena noticia si siguen trabajando por el colegio del pueblo. Para cuidarlo y para mejorarlo. Porque en más de 50 años poquitas cosas se han hecho. Menos mal que últimamente se está cuidando más y es digno. Hay que ver cuando el patio que había entre las clases estaba lleno de ortigas y la valla rota siendo alcalde D. Luis Fuentes. Se metía ahí los niños como se les podía haber metido en un corral.

Comentarios cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: